Cuando pienso en Nueva York siempre me invade una agradable sensación jeje, es una ciudad que me ha encantado y si pienso en vivir allí, sin duda me imagino en un apartamento con un aire chic, lleno de la elegancia y sofisticación que da una decoración basada en la sencillez y colores neutros aderezados con pequeñas pinceladas de color… justo lo que describe a este bonito apartamento que os traigo hoy 😉 

Un salón lleno de luz natural, que además se pontencia con el uso del blanco como color predominante en contraste con un suelo de madera oscura y pequeños detalles en negro.

El mueble del salón, donde vemos la tele, está hecho de espejo, un elemento que siempre ayuda a dar amplitud visual, y reflejar esa luz natural de la que hemos hablado.

Además, es un espacio abierto que se ha conectado con la cocina con mucho estilo y elegancia, para no desentonar en ningún momento con ese aire de elegancia que se ha buscado dar a todos los espacios. Auténtico contraste blanco y negro. Materiales como mármol blanco, piel y acero, no pueden hacer otra cosa más que formar un trío de ases. Las piezas como la butaca y los taburetes son diseño y estilo puro.

El comedor que se encuentra discretamente tras el sofá, es una perfecta combinación de calidez y elegancia. Una mesa de madera de líneas puras junto a unas sillas rectilíneas tapizadas en  un gris muy clarito y con una singular lámpara como pieza original. A todo esto se suma un bonito papel pintado como telón de fondo en el que fusionan los tonos que ocupan este ambiente.

El dormitorio sigue la tónica de la elegancia y sofisticación pura y dura. Con unas mesillas y cómoda en espejo que recuerdan al mueble del salón y unas líneas un poco más románticas (dadas por el cabecero y el banco a los pies de la cama) se crea un conjunto donde modernidad y calidez son las máximas de este espacio. Siempre aderezado con unos buenos textiles que inviten a disfrutar de la calidez.

Se ha buscado una solución inteligente de incluir un despacho en el dormitorio discretamente en una esquina que en cualquier momento puede ser separada por una bonita cortina 😉

Los dormitorios infantiles, como vemos a continuación, son dos espacios absolutamente adorables, donde sigue reinando la sencillez y el gusto por tonos claros.

Fotografía de Julia Robbs – Vía

Pues hasta aquí este pequeño viaje hasta la ciudad de los rascacielos! Como veis… un apartamento donde se trabaja con paletas de colores discretas pero donde siempre se busca un ligero contraste para realzar y potenciar la belleza de los espacios. La monocromía está muy bien pero cuando no queremos cargar los ambientes para que cobren vida, basta con unos toques de fuertes contrastes para ver como se realzan rápidamente 😉

Espero que os haya gustado y espero vuestros comentarios 🙂

Feliz día

MariAngel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *