El naranja es un color que además de resultar cálido en cualquier ambiente convirtiéndolo en un espacio acogedor, también es un color con una potente energía, lo que puede afectar a nuestro estado de ánimo alterándonos de más si no lo usamos con una cierta mesura. Además de ésto, que es bastante importante, es un color tan potente que si abusamos de él crearíamos ambientes excesivamente estridentes y como ya os dicho muchas veces… eso no es precisamente una marca de estilo y buen gusto (aunque en algún caso puntual las estridencias puedan llegar a sorprendernos gratamente, pero se cuentan con los deditos de una mano así que para no equivocarnos, mejor no arriesgarse demasiado, no? 😉

Para cumplir esta regla, e introducir el naranja sin perder estilo, debemos reservar su potencia y esplendor a los accesorios, para no que no nos agobie y además poder cambiar fácilmente la decoración cuando nos hayamos cansado y queramos tonos más frescos o naturales.

Con toques de naranja - salón comedor 00

Este apartamento es un claro espacio donde el estilo y buen gusto inundan cualquier rincón, con piezas singulares, maderas veteadas, ligereza de estructuras (como la de las escaleras) y una combinación de tonos absolutamente acertada.

Con toques de naranja - salón comedor

La madera del suelo parece una mezcla de tonos beige, marrón y gris ligeramente envejecidos, que contrasta con el tono de las sillas y la mesa, más cobrizo pero que resulta una combinación ideal. Además este tono cobrizo de la madera, ligeramente anaranjado, encaja a la perfección con esa ideal de un uso del naranja de forma sutil.

Con toques de naranja - comedor02

La mesa de comedor, con un leve aire industrial (por sus patas metálicas) aporta el punto de ligereza del que hablábamos antes, que además de ser utilizado en las escaleras, también se ha utilizado en algunas piezas como la propia lámpara del comedor o…

Con toques de naranja - comedor y cocina

… incluso en las de la cocina, con un aspecto de enrejado en negro, perfecto para no sobrecargar el ambiente y permitir una visual despejada.

Con toques de naranja - cocina

Desde la cocina (en blanco y madera) tenemos una panorámica de todo el espacio abierto que comparte metros en esta zona… el comedor y el salón, además de las escaleras que nos llevan a la planta de arriba donde…

Con toques de naranja - cocina y comedor

… lo primero que encontramos es una pequeña zona de estar con un aire muy retro gracias a esa alfombra y combinación de colores. Sin perder la esencia de esta vivienda, seguimos con los sutiles toques de naranja en textiles y en la pequeña lamparita de pie con un interior cobre.

Con toques de naranja - zona de estar

El dormitorio principal, como no podía ser de otra manera, no deja de lado el estilo que caracteriza a este hogar. Calidez, acogedor, de líneas sencillas, elementos ligeros (como las mesitas y lámparas de noche, que aportan el toque industrial a un ambiente más que cuidado y entrañable) De nuevo sutiles toques de naranja en textiles, que combinan a la perfección con las Sillas Cisne o Swan Chair en cuero.

Con toques de naranja - dormitorio

El último dormitorio deja de lado el naranja y se decanta por un azul que lo hace un espacio relajante, acogedor y cálido.

Con toques de naranja - dormitorio blanco y azul

Vía

Como veis, el uso de colores fuertes como el naranja, es una opción genial. Casi siempre hablamos de tonos más neutros o relajantes, pero en este caso os he mostrado cómo utilizar tonos intensos sin renunciar al estilo, el buen gusto y a tener espacios acogedores y llenos de encanto. Espero que os haya gustado y servido como pauta si estabais pensando en utilizar este tipo de tonos en vuestro hogar.

Os espero en el próximo post, no os olvidéis!!! 😉

MariAngel

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *