Cuando vi esta casa que por fuera, no me decía mucho ya que cuenta con una arquitectura sencilla que data del siglo XVIII, pero despertó en mi interés ya solo por su emplazamiento, un lugar mágico que apreciamos en esta primera foto, situada entre una zona arbolada y junto al mar de la localidad de Kragero (Noruega). Pensé que una casa de campo así, se merecía unos interiores a la altura y no me defraudó. 

Su propietaria, la realizadora Annette Sjursen quiso renovarla con una paleta de colores suaves que crean una continuidad y perfecta entre el interior y un exterior marcado por una fachada de madera blanca. Blancos, grises y pequeñas pinceladas de color, además de unas magníficas vistas de la naturaleza que la rodea, dan una calidez muy especial a esta casa.

Una decoración cuidada donde se mezclan muebles de un estilo rústico, incluso alguno más clásico (como la lámpara) con líneas más contemporáneas de una delicada sencillez junto a piezas más modernas como la mesa de centro de cristal, dan lugar a espacios que aportan una gran serenidad haciendo de cada rincón un lugar tremendamente acogedor.

Mirando hacia la zona de cocina y comedor, encontramos que sigue patente la mezcla de estilos manteniendo un equilibrio perfecto entre modernidad y el estilo tradicional de esta casa.

Una cocina en la que domina un estilo cottage sencillo es perfecta para este entorno.

La zona de acceso a la planta superior es pequeña pero bien aprovechada. Una zona de paso sencilla que se ilumina y decora con la vista de un pequeño rincón de descanso cálido y lleno de encanto.

En la planta superior encontramos el dormitorio principal, que como veis tiene acceso a una zona de relax en la que disfrutar de las vistas. Las puertas son una maravilla, aunque no me gusta ese marco pintado de verde jejeje… he de decir, que este tipo de puertas recuperadas tienen un encanto especial y mantienen la esencia de la vivienda aportando ese aire rústico tan entrañable 😉

Definitivamente tener una casa así, con estas impresionantes vistas y un entorno tan adorable me parece una maravilla. Como no podía ser de otra manera, cuenta también de una zona outdoor donde disfrutar de lo que para mi es uno de los mayores placeres de esta vida, un desayuno al aire libre! 😀

 

Vía – Fotos: Per Erik Jaeger

Enamorada estoy de esta casa, para qué negarlo? 😀 Como he dicho ya… un espacio absolutamente genial, con una decoración fantástica, totalmente acorde e integrada en un entorno como éste. La calidez del campo dentro y fuera de las paredes y un paraje al que no se le puede pedir más.

Espero que hayáis disfrutado de este post que ha hecho que… “a mi me suene un run run, en mi corazón” jejeje

Feliz día!!!

MariAngel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *