Venecia… sí, ese lugar en la tierra que vemos en películas y publicidad para que nos inunden las ganas de ir. Uno de mis muchos viajes pendientes, y quizás por eso, he dado con este fantástico Hotel, Casa Flora donde unos interiores modernistas, llenos de un lujo de líneas sencillas y tonos alegres pero elegantes contrasta con las vistas al impresionante jardín del Hotel Flora (su hermano mayor) al más puro estilo cottage romántico clásico. Quieres saber lo más curioso de este hotel? Sigue leyendo… 😉

Casa Flora, pertenece a Gioele Romanelli, propietario del Hotel Flora, como decía, el hermano mayor de nuestro protagonista y… un establecimiento con más de 50 años de historia y un estilo puramente clásico. Casa Flora se ha creado contando con la colaboración de Diego Paccagnella (director creativo y fundador de Design-Apartcomo un concept store donde todo lo que ves, se puede comprar. Sorprendente, no?

La sala es un espacio de líneas sencillas desde donde se puede disfrutar de unas vistas únicas al jardín (del que al final del post os muestro una imagen). Un sofá en tonos verdes y rincón de lectura aderezado con una colección de libros de arte y diseño delicadamente seleccionados por Bruno, una de las librerías más innovadoras de Venecia, hacen las delicias de los amantes del diseño 😉 

Cada habitación incluye una zona de lectura y un baño con una zona de spa con piezas de Piuess y Cerámica Flaminia y griferías de Ceadesign. Todo para disfrutar del lujo que nos ofrece este alojamiento. Las tres habitaciones de la casa, se han concebido en diferentes tonos, donde podemos encontrar sofás y camas de Berto, los textiles de Rubelli y las lámparas de Exnovo.

Amarillos, dorados y ocres son los protagonistas de la primera. Colores que potencian una preciosa luz que hace brillar todos los detalles de una decoración sencilla.

El azul grisáceo ha sido el elegido para otra de las habitaciones, transmite calma y paz, y eso es lo que ha buscado este espacio en el que vemos que se repite el diseño sencillo de un cabecero tapizado así como unas sutiles lámparas colgantes que son todo ligereza. Los elementos de forja que podemos encontrar en la casa son de Mingardo.

Por último, el tercer dormitorio en tonos rosas transmite calidez. En esta ocasión se ha optado por un diseño algo diferente en el que la cama se encuentra en el centro de la habitación frente a los ventanales.

La casa cuenta también con un comedor al más puro estilo retro 🙂 He de reconocer que es el único espacio de la casa que no me gusta. No, no, no. La mesa y las sillas no me gustan nada (supongo que se pasan de vintage para mi jeje). No tanto el diseño en sí como quizás… los materiales. La pata de la mesa me encanta, pero pienso que sería mucho más bonita con una base diferente. Pero bueno… para gustos… colores, no? jeje 😉

El jardín del que se puede disfrutar desde varias de las habitaciones, es el jardín original del Hotel Flora. Sin duda, uno de los espacios con aire clásico más mágico y romántico que he visto. Esta foto parece trasladarte en cuestión de segundos a un auténtico cuento de hadas 🙂

Fotografías de ©Valentina Sommariva

Todo lo que hay en Casa Flora es de firmas de diseño italianas y artesanos locales. Un espacio diferente para una ciudad diferente. Yo estoy deseando vivir la experiencia veneciana, así que habrá que seguir viendo alojamientos con encanto 😉

Espero que os haya gustado el post de hoy y descubrir estas “iniciativas” que hay por el mundo y siempre me parece interesante y curioso conocer.

Feliz día amig@s!!!

MariAngel